Nuevos Mutantes, la masacre mutante

Hay cómics del Universo Marvel que hacen historia . Y, además, las hay que te marcan. Para mí, esa fue la llegada de Los Nuevos Mutantes y, en concreto, 'La Masacre Mutante. El grupo liderado por Charles Xavier y formado por Bala de Cañón, Loba Venenosa, Mancha Solar, Magik, Karma y Danielle Moonstar, se postulaban como la tercera génesis. Un grupo diferente para una era diferente.


 

Creados por Bob Mcleoud y Chris Claremont, representaban una época de cambios en donde la juventud y el potencial resultaban un soplo de aire fresco en la franquicia mutante que iba presentando agotamiento desde hacía ya tiempo. Xavier, que estaba aún casi en shock con lo acontecido hasta entonces, se presentaba más como una figura más controladora y aunque no permitía el uso de los jóvenes héroes en público, al final siempre acababan rompiendo esa norma con frecuencia. Pero eso realmente no era lo primordial de esta serie. 

Lo que realmente primaba eran los miedos, los conflictos internos y externos y las relaciones interpersonales. Otro detalle sobre la colección de los 'Nuevos Mutantes', es que llegó en un momento de cambios, grandes cambios. Y con ellos, el crecimiento de sus protagonistas, los cambios a veces, aterran, llega la madurez y con ella, la toma de decisiones. Decisiones que te pueden cambiar la vida, pero, que hay que afrontar. Esta sencilla premisa, fue algo que los/as lectores/as agradecieron

Muchas de las amenazas a las que hacían frente se habían llevado ya acabo en las otras series mutantes, aunque aquí, temas como el racismo, la homofobia o la religión se enfocaban desde otro punto de vista y con mayor profundidad. Sin embargo, la historia de este grupo alcanzó una cota de madurez con la llegada del mega crossover, 'La Masacre Mutante'. Un evento que tuvo duras consecuencias para los miembros X.

Esta saga dio lugar en 1986 y afectó a las colecciones de Factor X -el grupo original- a los X-Men, al grupo que nos ocupa ahora, Los Nuevos Mutantes e incluso, a Daredevil y Power Pack. La trama nos presentaba a los merodeadores, quienes atacan a un mutante y a su pareja en el Club Fuego Infernal   dar con el paradero de los Morlocks. Sin embabrgo, los Merodeadores acaban con la vida de estos dos mutantes antes de la llegada de los miembros de los X-Men y Factor X. A partir de aquí nada volvería a ser lo mismo para los mutantes. Tras la batalla con los Merodeadores, el equipo queda diezmado. Lobezno, Pícara, Mariposa Mental, Tormenta, y Magneto son los supervivientes.

Poco después, acaban reclutando a -la que es una de mis mutantes preferidas- Dazzler y hace también acto de presencia, Longshot, recién llegado del Mojoverso, un mundo alternativo gobernado por Mojo, una especie de monstruo maligno dedicado al entretenimiento multiversal. Por su parte, Magneto decide marcharse en busca de los Nuevos Mutantes. El Marvel OMnigold v3 de los 'Nuevos Mutantes' supone el fin de Chris Claremont al frente de los jóvenes miembros X y sus desventuras. Pero, eso sí, por todo lo alto. 

Pero, centrémonos en una de las partes que más me gustan a mí, porque además de incluir dos annuales de Alan Davis, aquí, los Nuevos Mutantes se ven envueltos en una trifulca monumental con los dioses nórdicos haciendo team up con la Patrulla X en 'Las Guerras Asgardianas'. Un cruce que, particularmente tiene un nivel gráfico soberbio con Arthur Adams en estado de gracia, con unos detalles muy cuidados. Claremont, que llevaba ya tres años al frente de la colección, decidió poner en serios apuros a nuestros queridos protagonistas. 

Esta aventura de los Nuevos Mutantes es un poco diferente lo que, por entonces, estábamos acostumbrados. Loki, el pérfido dios del engaño y hermanastro del todopoderoso Thor, planea su intrigante venganza contra los mutantes pero, debido a su juramento no puede intervenir personalmente. Aunque, su mano sea quien ejecute las acciones mediante la diosa asgardiana, la Encantadora.

Con Tormenta sin poderes y ejerciendo de mentora del grupo de jóvenes mutantes, estos terminan en Asgard, donde además, la antes temida diosa de los elementos con piel e ébano cae presa en las garras del temible señor de las mentiras mientras Magik intenta teletransportarlos. Mientras, los problemas no dejan de acaecer  y el equipo intenta luchar por su vida en la tierra de los dioses nórdicos. Y ojito, que en este crossover que nuestra adorada Ororo Munroe, más conocida como Tormenta, se trasforma en Diosa del Trueno, un hecho nada desdeñable que hará que el mismo bifrost se tambalee.

Sin duda alguna, el poderoso dibujo de Adams aporta vigor a esta historia narrada por Claremont yque resulta tan refrescante como imprescindible. Entre otras cosas porque la narrativa es especialmente ágil en esta historia pero también muy diferente del tono al que hemos leído con anterioridad y ver a a Bala de Cañon y Loba Venenosa junto con el resto del equipo en un hábitat tan diferente del suyo resulta todo un descubrimiento. Verlos adaptarse a situaciones y circunstancias completamente nuevas, tomando otras perspectivas y enfrentándose a un villano de la talla de Loki nada menos. Un cómic de obligada lectura reeditado en glorioso omnigold por Panini.



Publicar un comentario

0 Comentarios