Cómic reseña: “Lois Lane: Enemiga del pueblo” de Greg Rucka y Mike Perkins

Reseña de “Lois Lane: Enemiga del pueblo” de Greg Rucka y Mike Perkins, un cómic con 302 páginas, editado en tapa dura y a color por ECC. Contiene los 12 números de la serie americana que ya se editaron en grapas dobles (de forma más económica).

“Lois Lane: Enemiga del pueblo” de Greg Rucka y Mike Perkins (ECC)

Un guion firmado por Greg Rucka suele ser sinónimo de calidad. Buen desarrollo, personajes consistentes, trama interesante. Incluso cuando escribe para el mainstream resulta convincente (su espléndida etapa para Wonder Woman así lo atestigua). Pero en ocasiones hasta los buenos escritores patinan. Es el caso de “Lois Lane: enemiga del pueblo”. Y es que el universo DC es basto, superpoblado e interconectado, lo cual conlleva que el intentar aportar algo con sabor propio a una tarta tan grande estropearía la tarta y el resultado de su parte es tan inocuo como inconexo para el lector ocasional que busque una lectura autoconclusiva o al menos un relato que se pueda disfrutar de forma autónoma.

Aunque pueda parecer contradictorio, Rucka no se rebaja y sigue manteniendo sus señas de identidad y ofrece todo lo comentado al principio: buen desarrollo, personajes consistentes y una trama central consistente. Pero al verse obligado a encajar todo eso dentro de otras líneas argumentales y series externas, parece estar cosiendo un retal más que creando una obra propia. El exceso de referencias, de datos externos necesarios y de background de lecturas coetáneas y pasadas acaba por lastrar en exceso la investigación de la reportera de Metrópolis. Cuando más centrada y ajustada al relato periodístico está la trama, mejor funciona. Pero por desgracia esto es algo intermitente. El guionista se luce en los vericuetos detectivescos y de espionaje, pero se le nota ahogado en la interconexión con eventos ajenos. Y esa desgana se traduce en irregularidad.

Tampoco ayudan los lápices de Mike Perkins, que siendo un correcto narrador, deja que desear como fisonomista. Sus protagonistas pueden adquirir tres rostros diferentes a lo largo de un solo número, pasando de tomar a Rachel Brosnahan como modelo para Lois (para la portada del tomo sin ir más lejos) y a Michelle Rodriguez para René Montoya en algunas viñetas, para convertirlas en caras diferentes en otras. Personalmente detesto que se usen a actores para caracterizar personajes, pero aceptado el recurso al menos debería mantenerse (como hace Deodato Jr.) durante todo el cómic. Además, su detallismo es brillante en lo gestual y ocasionalmente torpe en lo corporal. Lo cual nuevamente da la sensación de irregularidad.

Es por todo ello que sin llegar a ser una obra fallida, “Lois Lane: enemiga del pueblo”, acaba siendo un quiero y no puedo. Entretenido y agradable, pero poco resolutivo y menos afilado de lo que cabía esperar dado su prometedor arranque. Lo que no ofrece lugar a dudas es el talento de Rucka para escribir personajes femeninos interesantes y complejos, haciendo de Lois (sobre todo por su extensiva descripción de las diversas facetas de su personalidad como periodista, amiga, madre o pareja) y de su equipo de mujeres fuertes y decididas, un ejemplo de feminismo sólido y conseguido.

Publicar un comentario

0 Comentarios