Cómic reseña: "Miracleman Volumen 1: El sueño de volar" de Alan Moore, Garry Leach y Alan Davis

Reseña del primer volumen de "Miracleman" de Alan Moore, Garry Leach y Alan Davis, un cómic editado por Panini en tapa dura y a color. Pese a que se aluda al "guionista original" como autor por cuestiones legales, no tiene mucho sentido en una reseña eludir su nombre cuando uno de los motivos centrales de la calidad y popularidad de este título es precisamente el nombre de Alan Moore.

"Miracleman Volumen 1: El sueño de volar" de Alan Moore, Garry Leach y Alan Davis

El equipo artístico de "Miracleman" no se que queda corto en talento, desde su creador Mick Anglo, hasta su ristra de dibujantes Garry Leach, Alan Davis o Steve Dillon en este primer tomo, pero es sin duda el desmenuzamiento y deconstrucción que Moore ejecuta en torno a la figura del super-hombre (Superman a la cabeza, con cita a Nietszche incluida) entre mortales del mundo real, lo que suscita el interés y regocijo de los conocedores de esta obra. Los pasados, los presentes y los futuros, porque de su carácter de incunable dentro del mundillo hasta su edición presente, años ha pasado en el limbo "Miracleman" alimentando la mitología de una serie alabada y reconocida, que pocos conocían en realidad. Estamos ante un cómic de primera, donde se nota la pluma de uno de los grandes en su mejor momento creativo. Recordemos que el Alan Moore de "Miracleman" es el mismo -por margen temporal- que de "V de Vendetta" o de "Swamp Thing" , y en este trabajo ya prepara conceptos de "Watchmen" y vaticina a "Supreme" o "Tom Strong". Desde el número inicial con el que se hace con las riendas de la cabecera, Moore imprime su particular narrativa polifónica y realiza un juego metaligüístico a modo de prologo que sienta las bases de la trama para su primer arco argumental.

Los estupendos lápices iniciales de Garry Leach, al que pronto seguirá el gran Alan Davis de modo algo menos denso y lúgubre, dan vida, matices y detalles a una puesta en escena oscura y compleja, donde el guionista juega con habilidad su capacidad de distracción mientras crea paralelismos y sugiere misterios intrincados que incluyen dilemas ético-morales, conspiraciones científico-militares, atractiva sci-fi, así como acción arrolladora. Todo ello se traduce en un dibujo poderoso y personal llevado de la mano por Moore con su habitual y milimétrica narración interconectada. Como complemento a los cuatro números iniciales que forman el primer arco argumental (renacimiento y reformulación del origen de "Miracleman"), se incluyen dos números especiales independientes que engordan la edición, así como algunos extras a modo de bocetos, portadas, originales en blanco y negro y entrevista al creador original Mick Anglo. En tapa dura, buen papel, cuidado color, y respetando el tamaño original, la imposibilidad de incluir material complementario alguno acerca de Moore o que incluya su nombre, parece dejar cierto sabor agridulce en la esforzada edición de Panini. No obstante, la calidad de la obra habla por si sola. Y este es solo el comienzo, lo mejor está por venir. Un título imprescindible.

Publicar un comentario

0 Comentarios