Cómic reseña: "Mis problemas con las mujeres" de Robert Crumb

Reseña de "Mis problemas con las mujeres" de Robert Crumb, un cómic en blanco y negro editado por La Cúpula en rústica con solapas. Se trata del primer volumen de las "Obras completas" del mítico autor y uno de los padres del underground, que se reedita periódicamente.

"Mis problemas con las mujeres" de Robert Crumb

El misántropo señor Crumb les sonará incluso a muchos neófitos en el mundillo, ya que su personalidad trasciende el medio, como Alan Moore en el mainstream o Ibañez por tierras patrias. No obstante, no me atrevía a picotear de este tebeo (la obra completa son 16 números), padre espiritual y formal del underground yankee, por el mero hecho de -yo creía- su propio localismo espacio-temporal. Superadas las barreras del recelo inicial solo puedo clamar a los cuatro vientos la genialidad del autor. Su dibujo grotesco, caricaturesco, pero tremendamente humano y mordaz resulta tan único e intransferible como el despiadado discurso autocrítico y egocéntrico que el autor realiza sobre sí mismo y sus experiencias con las mujeres a lo largo de este primer tomo. Además, en este caso, ese mencionado localismo resulta universal, ya que sus inseguridades para con el género femenino son experiencias pasmosamente cercanas (no así sus estrambóticos fetiches), y con las inevitables distancias resuenan bastante a Woody Allen.

En el aspecto técnico, Crumb maneja la viñeta con un virtuosismo pasmoso, la narración se sucede en volandas y la mala leche se despliega en todo su esplendor a la hora de ridiculizarse visualmente a sí mismo y con ello a todos nosotros, aunque se ensañe con especial énfasis a lo largo de este volumen con las mujeres, a las que desprecia tanto como mitifica sexualmente dentro de sus peculiares parámetros estéticos.

Una obra que desprende el sabor de lo perdurable sin perder acidez o importancia con el transcurso del tiempo, a la vez que supone un hito dentro del cómic que serviría para abrir camino a posteriores autores tan importantes como los hermanos Hernandez, Peter Bagge o Chester Brown. Imprescindible.

Publicar un comentario

0 Comentarios