Cómic reseña: "Invencible" volumen 1 de Robert Kirkman, Corey Walker y Ryan Ottley

Reseña de "Invencible" volumen 1 (de 12). Un cómic editado por ECC en tapa dura y a color. Se trata de la nueva edición de la popular saga de superhéroes bautizada ya por muchos aficionados como "el mejor cómic de superhéroes del siglo XXI". A los que permanecíamos ajenos a este fenómeno se nos da la oportunidad de realizar el viaje desde el comienzo.

"Invencible" volumen 1 de Robert Kirkman, Corey Walker y Ryan Ottley

El culebrón editorial de esta serie en España ha dado para capítulos y capítulos de desventuras, parones, lamentos y felices reencuentros con el aficionado. Con el estreno en Amazon Prime de la serie animada basada en este cómic, el interés en el mismo se ha multiplicado, lo cual ha servido de acicate a la editorial que compró lo derechos (seguramente muy caros) de Skybound, hogar de "Invencible" y buena parte de la obra de Robert Kirkman, Ecc, para acometer una nueva edición que recupera la saga desde el principio.

Para los no iniciados en el universo “Invencible” y en la historia de Mark Grayson, este primer volumen resulta igualmente entretenido, planteando las cosas con calma y perspectiva a largo plazo. De hecho, los números iniciales apenas dejan entrever el alcance que tendrá la historia en cuanto a ramificaciones y drama, presentándose más como un relato juvenil con ecos distorsionados al origen de Superman y comedia ligera de instituto con superpoderes, que a la gran saga río que se avecina. Pero a partir del número octavo presenciamos el giro copernicano de la trama, revisando lo narrado por el padre del protagonista con anterioridad con una perspectiva “ligeramente” diferente. Es entonces cuando el cómic comienza a adquirir los mimbres de lo que realmente va a ser.

Esta dosificación de la información y planificación de los arcos dramáticos, tanto físicos como emocionales del personaje en relación a su grupo heroico inicial de adscripción, sus amistades, su familia, sus aliados y primeros enemigos, se plantea con inteligencia y calma. Así, la forma escalonada de presentar las amenazas permite que los sucesivos retos vayan creciendo exponencialmente en complejidad e intensidad. A fin de cuentas, cuando conocemos a Mark Grayson no es más que un chaval de instituto al que le interesan más las chicas y divertirse que las obligaciones de salvar el mundo o las responsabilidades de sus recién adquiridos poderes paternos.

Al incluir los 13 primeros números de la colección en este volumen uno, podemos tener una idea más precisa del tono y dirección de la serie que si hubiésemos partido tan solo de las cinco o seis primeras entregas incluidas en el TPB correspondiente, donde solo se presentan los personajes y se dirimen pequeñas escaramuzas iniciales del protagonista. Es por ello un acierto por parte de ECC retomar la publicación de “Invencible” en el formato elegido de 12 tomos, con al menos dos arcos juntos por entrega.

El dibujo, obra de Ryan Ottley y Cory Walker, resulta sencillo, dinámico y funcional. A primera vista puede pecar de excesivamente sintético y poco detallado, pero perfila de forma muy adecuada las sensaciones iniciales de historia frívola de adolescentes en su contraste con la revelación cósmica del origen de Mark. E igualmente resulta refrescante en su fisicidad y economía gestual, con un trazo de línea clara (acompañado de un color a juego, también claro y directo) que permite hacer destacar de forma contundente los inesperados momentos de violencia y brutalidad que se despliegan a partir de cierto momento. Habiendo asentado la idea de ligereza inicial también en el dibujo, su fuerza expresiva se multiplica cuando el scope de la narración aumenta a escala planetaria y espacial.

Además, la narrativa y la diagramación son tremendamente eficaces, estirando y comprimiendo los tempos con una eficacia invisible que funciona muy bien tanto en los diálogos extensos (siendo este uno de los rasgos distintivos de Kirkman), como en las secuencias de acción. Tanto es así que algunos números se devoran a velocidad de vértigo casi sin darnos cuenta. Prueba irrefutable de la notable calidad del producto ya desde sus comienzos.

La edición que cuaja ECC es, como se apunta más arriba, espléndida. Tapa dura, lomo redondo, buena reproducción y papel de gramaje suficiente. Al ser el primer tomo de 12 (con periodicidad ahora bimensual, en lugar de la trimestral anunciada de forma primigenia debido al éxito de ventas de este volumen), el desembolso se antoja considerable, pero el formato escogido y el promedio de páginas/euros compensa cualquier reticencia inicial.

El renovado éxito de “Invencible” gracias a la serie animada, potenciado además por la coincidencia editorial de la publicación, también de la mano de ECC en los dos formatos preexistentes (en tomos TPB en rústica e integrales en tapa dura con sobrecubierta y tamaño absolute) del sonado cierre de la colección, hacen de esta nueva edición uno de los acontecimientos editoriales de la temporada. Sobre todo porque se trata del comienzo de un viaje que no va a dejar de sorprendernos hasta el final.

Publicar un comentario

0 Comentarios