Header Ads Widget

Responsive Advertisement

Reseña de "El libro de los insectos humanos" de Osamu Tezuka. Un manga editado por Astiberri en blanco y negro y rústica con solapas, que pronto alcanzará su tercera edición. 

"El libro de los insectos humanos" de Osamu Tezuka

Muy de vez en cuando se dan las circunstancias apropiadas para poder apreciar en su justa medida obras de la categoría de "El libro de los insectos humanos" cuando su edición se demoró tanto tiempo en ver la luz en nuestro idioma. Hemos de agradecer a Astiberri que haya sido capaz de volver a ofrecer su apoyo a un nombre capital del Noveno Arte recuperando este trabajo de Osamu Tezuka. Es por ello que el lector más exigente vaya a disfrutar sobremanera con este trabajo magistral en cuanto es uno de los más nítidos y estimulantes casos del manga adulto que el autor cultivó con genio implacable avanzada ya su producción más popular. A lo largo de más de 350 páginas asistiremos embobados a uno de los despliegues narrativos en viñetas más portentosos que se recuerden sobre la retorcida psicología humana de un personaje al tiempo repulsivo y fascinante; la protagonista Yukiko Yamamoto.

Su intrincada personalidad, desquiciada, fluctuante y mimética para con el talento ajeno, la llevará a ser saludada como un genio de su tiempo mientras que para los conocidos de los que se aprovecha y vampiriza sus dones personales se convertirá prácticamente en su perdición. Pero no se trata en absoluto de un relato moralista donde todo está polarizado, más bien lo contrario. Tezuka explora los recovecos más insinuantes de los grises que modelan a las personas interconectadas en una sociedad moderna capaz de cualquier ultraje a costa del éxito personal y de justificar los terribles daños colaterales como insignificantes piedras en el camino. El autor es capaz de adentrarse en el alma humana a través de unas viñetas tan sencillas como efectivas, bañadas de esa pátina cuasi infantil en el perfil de sus personajes tan característica del manga que el mismo autor ayudó a definir, pero que de modo sorprendente ejecutan un poderoso contraste con la dureza de la trama, jalonando la puesta en escena de un sinfín de ideas visuales y narrativas de asombrosa lucidez. La genialidad de un maestro en estado de gracia. No dejen pasar la ocasión de disfrutar de esta joya del Noveno Arte.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente